Con los sueños y las convicciones intactas

En medio de un fuerte ataque financiero especulativo que encubre una maniobra política desestabilizadora, Cristina presentó el Programa Progresar. Sin dejar de ponderar la importancia de los sucesos y las medidas económicas de esta semana, la trascendencia de esta decisión de la Presidenta de la Nación, requiere reparar detenidamente en los aspectos mas destacados y en los alcances que tendrá la implementación del Programa , además de poner debida atención a sus mensajes políticos claves.

“Estamos consolidando un sistema de seguridad social sin precedentes”, dijo Cristina, y estimó que 1.555.817 jóvenes podrán acceder al mismo, “de un total de casi 5 millones de jóvenes, de 18 a 24 años, en todo el país. “(…) Para ellos es este reconocimiento a cambio de estudios. (…) Porque si bien la desocupación general ha medido el mejor índice: 6,6%, en este sector, en esta franja estamos en 18,2%, cuatro puntos abajo apenas de la media de la Unión Europea, que realmente tiene problemas. ¿Y por qué? Por una razón muy simple: porque estos chicos son los hijos del neoliberalismo, estos hijos son los chicos que sus padres no tenían trabajo o que lo perdieron, que no fueron educados en la cultura del trabajo y el esfuerzo y que necesitan de la presencia del Estado precisamente para salir adelante”.

“Mucho trabajo, mucha organización”. En otro párrafo significativo de su discurso, dirigido a la multitud de jóvenes presentes en los patios de la Casa Rosada, Cristina afirmó.“Yo estoy muy feliz de verlos a ustedes y quiero pedirles mucho trabajo, mucha organización, junto a la gente. No baste con ir a un barrio, o ir a algún lugar, hay que incorporar a la gente también a ese trabajo, que la gente sepa cuáles son sus derechos, sus obligaciones, que también las tiene, pero lo que tenemos que organizar – compañeros y compañeras, si me permiten que les diga- que la sociedad defienda sus derechos, sus conquistas, pero al mismo tiempo también, que se organicen en su barrio, en su lugar, para mejorar también la vida de su barrio, de su territorio pintando la casa, la escuela.

“Un instrumento, una herramienta, un proyecto de vida”. “Y esto que hemos incorporado hoy: el Programa PROGRESAR es un instrumento, una herramienta, un proyecto de vida, que hay que llevar a cada joven, para que cada joven vaya al colegio, para que cada joven tenga un oficio, también van a poder ir al FINes, a un sindicato, van a poder trabajar, estudiar”.

Los predicadores. “(…) salimos al rescate, al rescate de lo que fue la tragedia del neoliberalismo en toda América latina y que hoy también vemos como hace estragos en muchas partes del mundo”. (…) Yo quiero decirles a todos ustedes que cada uno de ustedes tiene que ser un predicador, un predicador para empoderar a la sociedad de todas y cada una de las cosas que hemos logrado, de todos estos derechos”
El alcance cuantitativo de la medida. La cobertura social de la medida anunciada, mejora y supera ampliamente las estimaciones de instituciones académicas pertenecientes a los principales grupos económicos y a voceros de los sectores de la oposición política de amplia difusión mediática.

Los ni-ni y la deuda social en debate. Los jóvenes que ni estudian ni trabajan alcanzan a 1,3 millón en el país. Son el principal problema, dijeron los especialistas en un panel de integración social”, esta fue una de las conclusiones del Coloquio 2013 del Instituto para el Desarrollo Empresaria de la Argentina (IDEA), realizado en octubre del año pasado, según tituló el diario Clarin. El directorio de este instituto está integrado por representantes de los principales grupos económicos y empresas transnacionales que operan en nuestro país (Ternium Siderar, Clarin, HSBC, Telecom, Telefónica, IBM, Alpargatas, Dupont, Banco de Galicia, etc.).

Con los sueños y las convicciones intactas. Este nuevo programa completa un sistema de inclusión y protección social que comenzó con las moratorias previsionales, la movilidad jubilatoria en 2008 (Ley 26.417), la reestatización de los recursos previsionales y la creación del SIPA (Ley 26.425), la Asignación Universal por Hijo en octubre de 2009 (decreto 1602/09), el Programa Conectar Igualdad (decreto 459/10), la Asignación por Embarazo en abril de 2011 (decreto 446/11) y el lanzamiento de Pro.Cre.Ar (decreto 902/12) en junio de 2012.

El Progresar, sumado a la AUH, dará cobertura al 31% del total de los jóvenes del país. Este porcentaje es el más alto de la región, comparado con el Plan Oportunidades de México (30%), Subsidio empleo joven de Chile (9%), el ProJoven Integrado de Brasil (4%) y Plan Compromiso, de Uruguay (1%).

La inversión estará cargo del Tesoro Nacional y está estimada en 11.200 millones de pesos anuales, con un universo potencial de beneficiarios de un millón y medio de jóvenes, de los cuales se estima que aproximadamente entre un 40/45% son residentes bonaerenses. De estas cifras se deduce sencillamente el impacto positivo social y económico que tendrá la medida en nuestra provincia.

Aunque sin duda el empleo digno es el principal organizador y promotor de la inclusión social, la educación es un complemento/requisito indispensable, y este es aporte clave del Programa Progresar, para seguir profundizando las políticas publicas en dirección a la plena Justicia Social.

Aunque para nuestros jóvenes es importante tener un ingreso propio, que suma a la economía familiar, y permite la adquisición de bienes y servicios , se trata también de generar ámbitos de interacción, y transmisión de normas y valores que deben ser defendidos por el conjunto de la sociedad. Esta es una tarea donde el rol principal debe estar a cargo del Estado pero también es de fundamental importancia el protagonismo de las organizaciones populares con inserción y desarrollo organizativo en los barrios, y en los lugares de trabajo, especialmente relacionados con la economía popular.

En su primer acto público de 2014, Cristina demostró, una vez mas, que conduce al mayor movimiento político de la Argentina y al Estado nacional, con sus sueños y convicciones intactas.
Con ella a la cabeza, seguimos reparando las heridas sociales de mas de tres décadas, y sembrando futuro y esperanza entre los pibes y las familias de la clase trabajadora y los sectores populares de nuestra Patria. Aunque es mucho lo que resta por hacer, porque “esto no termina mientras haya un solo pobre”.

Deja un comentario