Utilicemos la participación y el voto para seguir transformando el país

A días de las elecciones es imposible no hacer un análisis de cómo estábamos en el 2003 y cómo estamos ahora y en ese sentido debemos concientizarnos de que el voto de cada uno de nosotros puede seguir ayudando a transformar nuestro país: en el país de las conquistas sociales.

Cuando hablamos de Década Ganada hablamos en torno a un Proyecto Nacional que inició Néstor en 2003 y que luego continuó Cristina con el objetivo de reconstruir primero y avanzar después en materia de Derechos Humanos, en Educación, Salud, Trabajo, pero siempre construyendo más democracia.

Ese país que tomaron en el 2003 estaba inmerso en la crisis y con un índice de pobreza del 60 por ciento y con una sociedad decidida a decir basta. Pero ese índice de pobreza y marginalidad, sumado a la falta de trabajo y esperanza fue a raíz de las políticas implementadas desde 1976 y profundizadas en los ’90.

En aquellos años el poder de turno entregó todo el país en manos privadas y sólo privilegió y permitió aumentar el nivel económico a muy pocos. Casualmente esa receta utilizada en aquella nefasta década, es la que nos buscan instalar, a través de los mismos monopolios mediáticos que se llenaron los bolsillos de plata por aquella época, a un candidato que de renovador no tiene nada.

Por eso en estas elecciones tenemos la posibilidad única de reivindicar nuestra lucha y continuar fortaleciéndonos como país y como democracia. Porque si bien se crearon más de cinco millones de puestos de empleo, dando nuevas oportunidades al comercio local y recuperando innumerables fábricas que perdieron todo en la crisis, se invierte anualmente casi el 7 por ciento del Producto Bruto Interno en Educación, y logramos que muchas empresas perdidas (Aerolíneas, AFJP, Correo, Ferrocariles) vuelvan a manos del Estado, más la Asignación Universal por Hijo, la Ley de Medios y el Fútbol para Todos entre otro de los aciertos de esta década, necesitamos continuar transformando la realidad.

Transformar la realidad es seguir trabajando para que cada uno de los argentinos tenga más derechos y garantías. Queremos que todo lo que se logró se amplíe y por eso es necesario continuar en la misma senda de trabajo y que, aquellos candidatos apoyados por las corporaciones, no nos hagan volver a un pasado que costó muchísimo superar.

Por eso más que nunca tenemos que utilizar la participación y el voto para seguir transformando el país, en el país de los 40 millones.

Deja un comentario